La Misión de la Iglesia


Esta bien que nos preguntemos qué es la misión de la Iglesia. Cada uno de nosotros debe hacerse esta pregunta. Y no una vez, sino tal vez repetirla en las diferentes etapas de nuestra vida, ante las circunstancias cambiantes de la Iglesia, de la sociedad, y del mundo en general.mision

Gracias a Dios la respuesta fundamental ya está dada y viene del mismo Señor Jesús; nos llega por medio de su vida y su palabra y del ejemplo de sus discípulos. Cualquier controversia que haya entre nosotros con respecto al significado de la misión de la Iglesia, debemos verla a la luz de la revelación escrita. Por ejemplo, en Mateo 28.18-20 tenemos la así llamada «Gran Comisión» que el Maestro nos ha asignado, y en la cual podemos subrayar el concepto de totalidad.

«Dios me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra…» (v. 18). El mismo es quien tiene la autoridad para lanzar esta misión (Hch. 2.29-36; Ro. 4; Flp. 2.5-11).

Todos los pueblos son los destinatarios de esta misión: El concepto de «pueblos» o «gentes» trasciende el énfasis geopolítico que ha prevalecido en la definición que tradicionalmente le hemos dado a la misión de la Iglesia. Dentro de un mismo estado o nación (unidad geopolítica) puede haber diferentes grupos o pueblos que tienen su propia identidad étnica y cultural. Los destinatarios de la misión son todos los pueblos, según el mandato del Maestro. Todos ellos deben ser alcanzados con el Evangelio. Aquí se derriban barreras raciales, geográficas, culturales y sociales. Sencillamente, todos.

«Por tanto id, y haced discípulos… bautizándolos… enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado…» (v. 19,20).

No podemos ni debemos limitar la definición de la misión a la tarea de presentar el «plan de salvación» con el propósito de que la persona «evangelizada» diga que sí recibe a Cristo como su Salvador. Por supuesto, la conversión personal a Jesucristo, el hecho de volverse a El en arrepentimiento y fe, es indispensable y fundamental para el discipulado cristiano. Pero admitimos que la misión de «hacer discípulos» incluye más, mucho más, que nuestros «esfuerzos evangelísticos». Así lo da a entender el Señor Jesús en el texto que venimos considerando (Mt. 28.18-20), y que podemos traducir, con base en el idioma original, de la siguiente manera: «Yendo, haced discípulos… bautizándolos… enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado». No se menciona específicamente la actividad «evangelística». Sin embargo esta se presupone, ya que no serían bautizados aquellos que no hubieran llegado al punto de arrepentirse de sus pecados y confiar solamente en Jesucristo para recibir el perdón y una nueva forma de vida. El Señor espera conversiones auténticas. No es tanto un asunto de estadísticas misioneras, sino que se trata de ir y buscar que las gentes emprendan y prosigan el camino del «discipulado» cristiano.

En este caso el concepto de totalidad tiene que ver con el contenido de la enseñanza en la tarea de hacer discípulos. Como Iglesia tenemos el sagrado e ineludible deber de enseñarle a los discípulos no solamente que conozcan todas las cosas que Jesús nos ha mandado, sino también que las obedezcan, que las practiquen, ser y hacer como Jesús.

¿Cuántas fueron las «cosas» que Jesús les enseñó a sus discípulos durante el tiempo que estuvo con ellos? El total no sería pequeño, especialmente si tenemos en cuenta que el Maestro enseñó por palabra y ejemplo. Una lectura somera del Sermón de la Montaña basta para darnos cuenta de un buen número de imperativos éticos que vienen del Señor. En las epístolas del Nuevo Testamento hay ecos inconfundibles del Sermón de la Montaña.

Por ejemplo, Jesús dijo: «Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen» (Mt. 5.44). Estos mandamientos repercuten en la enseñanza del apóstol Pedro, quien habla de hacer el bien en la comunidad civil (1 Pe. 2.15; 3.8-17). Sin duda, el apóstol estaba pensando también en hacer el bien a los enemigos de los cristianos. Lo mismo sugiere Pablo, aunque él le da énfasis a la necesidad física en que pueden encontrarse los enemigos del Evangelio: «Procurad lo bueno delante de todos los hombres… si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber» (Ro. 12.17, 20). Se ha citado hasta el cansancio el texto de Gálatas 6.10, donde el «mayormente a los de la familia de la fe» no borra lo de hacer el bien «a todos». El tema de las «buenas obras» aparece no solamente en la Carta de Santiago. Lo vemos también en otros textos, como en Efesios 2.8-10 y en la carta dirigida a Tito.

El Señor Jesús enseñó no solamente el existencialismo (ayuda a los pobres, cuidado de los enfermos, alfabetización, desarrollo comunal, etc.), sino que también dijo que es función del discípulo contrarrestar el proyecto de muerte. El cristiano tiene que ser «sal de la tierra y luz del mundo». ¿Cómo? ¿Limitándose a ser buen creyente en el hogar y en la iglesia local? No. «Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos» (Mt. 5.13-16). Pablo parece recoger fundamentalmente este concepto de contrarrestar el mal cuando dice en Efesios 5.11: «Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas” El Espíritu trae bajo convicción al pecador, y lo hace también por medio del testimonio de los creyentes en Cristo. El discípulo debe apartarse del mal y denunciarlo, «ponerlo en evidencia», por el poder de la Palabra y del Espíritu.

Ya hemos afirmado que las enseñanzas de Jesús eran de palabra y obra. Su didáctica incluía la acción. Por medio de su conducta le enseñó a sus discípulos, entre otras cosas, a orar, a proclamar el Evangelio del Reino, a no hacer acepción de personas, a identificarse con los pobres sin marginar a los ricos, a no alejarse de pecadores y publícanos, a no guardar un silencio culpable ante los poderosos de su tiempo, a hacerle frente con la Palabra de Dios a los enemigos del Reino y a Satanás mismo, a entregarse por entero en el cumplimiento de la voluntad salifica de su Padre celestial. ¡Y pensar que debemos imitar su ejemplo (Jn. 13.15; 1 Co. 11.1), andando como El anduvo (1 Jn. 1.6), siguiendo sus pisadas! (1 Pe. 2.21).

Jesús no enseñó el uso de la violencia para el cambio de las estructuras sociales. Sufrió la violencia, sin ser violento en una lucha sangrienta contra sus enemigos. Tampoco enseñó la búsqueda del poder político de parte de la Iglesia. Sin embargo, la persona, el carácter, y las enseñanzas y acciones éticas de Jesús resultaron antagónicas para los poderes establecidos, tanto en lo religioso como en lo político. De otra manera no lo hubieran crucificado. Nos guste o no, hay, en el Evangelio auténticamente predicado y vivido, simientes de transformación social. Se nos dice que si cambiaban los individuos por el poder del Evangelio, se transformaría la sociedad. Pero se nos advierte también contra los peligros del Evangelio Social de los liberales.

Debemos abrirnos al ecumenismo, no podemos vivir bajo sombra de miedo que pueden limitar nuestro concepto de misión, si en la tarea de hacer discípulos dejamos a un lado algunas de las «cosas» que el Maestro nos ha ordenado.

La misión descrita en Mateo 28.18-20 no es fácil. Jesús mismo, el Maestro por excelencia, se esforzó instruyendo por palabra y ejemplo a un grupo de doce hombres, quizás durante tres años. Aquellos discípulos no solamente asistían a unas cuantas clases semanales. Ellos vivían con el Maestro, lo seguían por todas partes, y tuvieron la oportunidad de aprender de su persona, de su carácter, de sus palabras, y de sus hechos maravillosos. Con todo, al final de aquellos años todavía les quedaba mucho por aprender. El Espíritu Santo les fue enviado para recordarles lo que ya habían oído (Jn. 14.26) y enseñarles «todas las cosas» (Jn. 14.27), incluso las que estaban por venir (Jn. 16.13). El «discipulado» en la vida de los apóstoles continuó después de la resurrección y ascensión del Señor.

Ser «discípulo hacedor de discípulos» es tarea de toda una vida. No es fácil ser discípulo (a) o hacer discípulos (as). No debe satisfacernos una explicación reduccionista, simplista, del mandato misionero de Cristo (Mt. 28.18-20), es todo un proceso, un camino interminable.

«Y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo» (v. 20). ¡Gracias al Señor por estas alentadoras palabras! La tarea de hacer discípulos es muy difícil; pero no estamos solos para cumplirla. El que tiene toda autoridad sobre cielo y tierra estará con nosotros todos los días para que vayamos a hacer discípulos a todas las gentes, bautizándolas y enseñándoles todas las cosas que El nos ha mandado, siendo y haciendo como El.