ANIMACION BIBLICA CLARETIANA Prov. Norte EEUU/CANADA


foto congreso

¡NO A LA MUERTE, SI A LA VIDA!

V Domingo de Cuaresma CICLO “C”

________________________________________________

Bienvenida: ¡Qué bueno que nos hemos reunido en el nombre del Señor! Esta es su casa. Vamos a comenzar por presentarnos diciendo cada uno/a su nombre y porqué está aquí. A ver, vamos a comenzar por la derecha.

Coord. El día de hoy vamos a mirar la violencia doméstica y a purificar nuestro corazón y nuestra mirada para prepararnos dignamente a la Pascua del Señor, a resucitar con él a una vida nueva. Sabemos que la violencia familiar es la forma más común de violencia en nuestra sociedad y el crimen menos reportado.

Mirando la realidad

+ La violencia en cualquier forma -física, sexual, psicológica, o verbal- es pecaminosa; muchas veces es también un crimen. Vamos ahora a identificar ejemplos de violencia física, sexual, psicológica y verbal que ocurren en el hogar.

+ ¿Qué pienso de la violencia doméstica? ¿Qué tan común es la violencia en el hogar? ¿Conozco a alguien (mujeres, ancian@s, varones, niñ@s, etc.) que padezca violencia doméstica?

+ ¿Podemos identificar algunas causas o motivos de la violencia doméstica? Anótalas en una papeleta. ¿Cómo justificamos la violencia doméstica?

Canto

Sembrando el evangelio

Abramos nuestro corazón para sembrar allí la Palabra de Dios. Evangelio según san Juan (8,1-11):

Jesús se fue al Monte de los Olivos. Muy temprano, sin embargo, de nuevo se presentó en el templo y todo el pueblo acudía a él, y, sentado, les enseñaba. Los letrados y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio, y colocándola en medio, le dicen: “Maestro, esta mujer ha sido sorprendida al momento de adulterar. A mujeres como éstas, Moisés nos manda en la ley apedrearlas, ¿tú qué dices?” Esto lo decían para tentarlo, para tener de qué acusarlo. Jesús se agachó y se puso a escribir en el suelo con el dedo. Como ellos insistían preguntándole, se levantó y les dijo: “El que no tenga pecado” Y de nuevo se agachó a escribir en el piso. Al escucharlo, comenzaron a salir uno por uno comenzando por los mayores hasta dejarlo solo con la mujer en medio. Incorporándose Jesús le dijo: “Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te condenó?” Dijo ella: “Nadie, señor.” Dijo Jesús: “Yo tampoco te condeno: vete y desde ahora no peques más.” Palabra de Dios. Todo/as: ¡Gloria a ti, Señor Jesús!

Hacemos silencio por un minuto para escuchar el perdón de Jesús: “Juan, Ana,… Vete y desde ahora no peques más.”

Compartimos:

+ ¿Qué rasgos de violencia encontramos en el evangelio de hoy? ¿Cómo es que sólo la mujer ha sido sorprendida en adulterio y no el varón? ¿Porqué están los estudiosos están tan dispuestos a hacer cumplir la ley contra ella?

+ ¿Cómo desarticula Jesús la espiral de violencia? ¿Somos todos iguales ante Dios y ante la sociedad?

+ ¿Conoces alguna ley o normativa sexista que discrimine por el género sexual? ¿Cómo podemos parar la violencia doméstica?

Ritualización. Las papeletas donde anotamos las causas de la violencia las vamos a romper, y al hacerlas trocitos y las tiramos a la basura.

¿Podemos adoptar el compromiso de NO CAUSAR violencia en el hogar?

Luego “denunciamos” todo lo que es malo, y “anunciamos” todo lo bueno.

DENUNCIAMOS                      ANUNCIAMOS

No a las ofensas                   Sí a la vida

No Culpar                                       Si a la justicia

No Insultar                                Si al respeto de la mujer

No Denigrar                                  Si al cuidado del hogar

No Ordenar                               Si a defender la vida de todas las personas

No Inventar excusas                   Si al dialogo

No Gritar                                  Si a la escucha honesta

No Vengarse                                   Si al perdón

No Sacar el pasado a relucir           Si al olvido de las ofensas pasadas

No Burlarse                                    Si al aceptar a las personas como son

No Golpear                                      Si al amor puro y desinteresado

No Hablar cuando otr@ habla         Si abrir el corazón a otras personas

Canto

Orando como familia

Dios nos ha perdonado para que podamos ser personas pacíficas y generadoras de paz, pidámosle que cambie nuestras actitudes de juicio y venganza por amabilidad y perdón. Respondemos: Señor, ¡haznos instrumentos de tu paz!

– Por las mujeres, niñ@s y ancian@s que padecen abusos y violencia, R: Señor, ¡haznos instrumentos de tu paz!

– Porque hemos tolerado usos y normas que generan violencia y discriminación hacia lo/as más débiles, R:

– Porque hemos sido cobardes y justificamos nuestros abusos, R:

Se pueden añadir otras peticiones

Padre Nuestro. Porque somos hombres y mujeres de paz, pidamos a Dios perdón, Padre nuestro… Dios te salve María,

Bendición y despedida. Que nos bendiga Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre, Amén.

Se agradece a tod@s por haber participado en los grupitos cuaresmal 2013. Invitamos a todas las personas a participar activamente en los servicios de SEMANA SANTA. ¡Nos vemos en la Pascua!

Canto

Hazme un instrumento de tu paz, donde hay odio lleve yo tu amor;

donde haya injuria tu perdón señor, donde haya duda fe en ti.

CORO

Maestro ayúdame a nunca buscar querer ser consolado como consolar; ser comprendido como comprender, y ser amado sino yo amar.

Hazme un instrumento de tu paz que lleve tu esperanza por doquier, donde haya oscuridad lleve tu luz; donde haya pena tu gozo, señor.

Hazme un instrumento de tu paz; es perdonado que nos das perdón, es dando a todos que te nos das; muriendo es que volvemos a nacer.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

¡¡QUIERO VIVIR ALEGRE!!

IV Domingo de Cuaresma CICLO “C”

Preparar

La mesita con la Biblia y la veladora. Un lápiz y media hoja de papel para cada participante.

Bienvenida

Estamos muy content@s porque ya es la cuarta semana que nos encontramos para prepararnos para la pascua. Le damos un aplauso a _____ que nos ha abierto su casa. ¿Tenemos a alguien nuevo en esta ocasión? ¡Bienvenid@s tod@s!

Anim. Esta tarde es muy especial porque el Señor Jesús nos hace un llamado a vivir con alegría. No con la alegría del ruido y el bullicio, sino con el gozo profundo que Dios nos da en el corazón. Vamos a pedirle su Espíritu para esta sesión, En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Canto

Mirando la realidad

+ ¿Conoces a alguien que haya perdido la amistad o viva enojad@ con otra persona? ¿Cuál fue la causa de la ruptura o del enojo?.

+ ¿Es verdad que nosotr@s nunca lastimamos a nadie y que son siempre l@s demás quienes nos lastiman? ¿Por qué las personas se lastiman?

+ Escribe en tu papel el nombre de tres personas que te hayan lastimado, y tres a las que tú hayas lastimado u ofendido. Guarda tu papel. Esto mantenlo en silencio.

Sembrando el Evangelio de Jesús (se enciende la vela)

Lectura del evangelio de Jesucristo según san Lucas (15,1-3.11-32)

Se le acercaban todos los recaudadores de impuestos y los pecadores para escucharlo. Pero tanto los fariseos como los escribas murmuraban: “Éste recibe a pecadores y come con ellos”. Él les contestó con esta parábola. “Un señor tenía dos hijos. El menor dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde.’ Y él les repartió los bienes.  A los pocos días, el hijo menor reunió todo y emigró a un país lejano, donde derrochó su fortuna viviendo una vida desordenada. Cuando hubo gastado todo, sobrevino una gran carestía en aquél país y empezó a pasar necesidad. Fue y se puso al servicio de un hacendado del país que lo envió a cuidar sus cerdos. Hasta deseaba llenarse el estómago de las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. Entonces recapacitando pensó: ‘A cuántos jornaleros de mi padre les sobra el pan mientras que yo me muero de hambre. Me pondré en camino a casa de mi padre y le diré: ‘he pecado contra Dios y te he ofendido; ya no merezco llamarme hijo tuyo. Trátame como a uno de tus jornaleros.’’ Y se puso en camino a casa de su padre.

Cuando estaba aún distante, su padre lo divisó y se enterneció. Corriendo, se le echó al cuello y le besó. El hijo le dijo: ‘Padre, he pecado contra Dios y te he ofendido, ya no merezco llamarme hijo tuyo.’ Pero el padre dijo a sus sirvientes: ‘Rápido, traigan el mejor vestido y vístanlo pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el becerro gordo y mátenlo; hay que celebrar un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido, se había perdido y ha sido encontrado’. Y comenzó la fiesta.

El hijo mayor estaba en el campo. Cuando se acercaba a casa, oyó música y danzas y llamó a uno de los sirvientes para informarse de lo que pasaba. Le dijo: ‘Es que tu hermano ha regresado, y tu padre ha matado el becerro gordo, porque lo ha recobrado sano y salvo.’ Irritado se negaba a entrar a la casa. Su padre salió a rogarle que entrara. Pero él respondió. ‘Mira, tantos años llevo sirviéndote sin desobedecer una orden tuya, y nunca me has dado un cabrito para comérmelo con mis amigos. Pero cuando ha llegado ese hijo tuyo que ha gastado tu fortuna con prostitutas, has matado para él el becerro gordo.’ Él le contestó: ‘Hijo, tú siempre estás conmigo y todo lo mío es tuyo. Pero este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido, se había perdido y ha sido encontrado, por eso había que hacer fiesta y alegrarse.” Palabra de Dios. Tod@s: ¡Gloria a ti, Señor Jesús!

En silencio, repasamos el Evangelio que acabamos de escuchar.

Cultivando el evangelio (compartir)

+ ¿Qué quiere Jesús enseñar con esta parábola? ¿Se identifican los fariseos con el hijo menor o con el mayor? ¿Cómo es Dios?

+ En el evangelio, ¿quién tomó la decisión más difícil? ¿Por qué? ¿Yo con quién me identifico?

+ (En silencio personal) Coloca ante Dios a las personas que te han lastimado y perdónalas. Mentalmente míralas en los ojos y diles que las perdonas. Ellas son más importantes que lo que hayan hecho.

+ También pide perdón delante de Dios. Mira una a una las personas que has lastimado y pídeles perdón por ofenderlas. Tú

quieres vivir en paz, y la paz sólo viene de Dios, de lo profundo del corazón. Recuerda que sólo podemos lastimar a quien nos ama, y sólo nos lastima a quien amamos. Dios está aquí para darnos paz y alegría. Dar y pedir perdón es un ejercicio que debemos hacer cada día con los nombres de nuestra papeleta hasta conseguir la paz y la alegría.

Canto

Oramos como Familia de Dios

Porque Dios quiere que vivamos en paz y alegría, roguémosle que nos dé su Espíritu para perdonar diciendo: ¡Perdónanos como nosotr@s perdonamos a quienes nos ofenden!

+ Que nos despojemos de todo lo que nos hiere, Oh Padre nuestro, ¡Perdónanos como nosotr@s perdonamos a quienes nos ofenden!

+ Que abramos nuestros brazos a tod@s, como tú, Oh Cristo, ¡Perdónanos como nosotr@s perdonamos a quienes nos ofenden!

+ Que avivemos siempre el fuego del amor, como tú Oh Espíritu, ¡Perdónanos como nosotr@s perdonamos a quienes nos ofenden!

Repetimos dos veces más estas tres peticiones para interiorizarlas.

Oración

Dios nuestro, tú siempre nos tiendes tu mano amorosa para levantarnos y vivir reconciliad@s y alegres, danos siempre lo que te pedimos con fe, Padre Nuestro….

Evaluación

Vamos a expresar en una palabra lo que nos llevamos de esta reunión.

Bendición

Con la bendición de Dios recibimos también su paz. Que nos bendiga Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, Amén.

+ Invitar a mas personas a nuestro grupito cuaresmal

+ Para la siguiente sesión traer papel y lápiz.

 

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

¡AQUI ESTAN MIS FRUTOS!

Tercer Domingo de Cuaresma CICLO “C”

Preparar

La mesita con la Biblia y la veladora. Una canastita o recipiente para colocar las frutas que traerán l@s participantes; un cuchillo y servilletas.

Bienvenida

Me da mucho gusto encontrarnos de nuevo, en la casa de ___. Le agradecemos su hospitalidad con un aplauso. Si hay personas nuevas, pedimos que digan su nombre y que les motivo a asistir. Ahora nos presentamos el resto, diremos nuestro nombre y alguna idea que recuerde de la sesión de la semana pasada. Comenzamos ahora por la izquierda.

Anim. Esta tarde nos toca reflexionar sobre un evangelio que puede sonar a calamidad y catástrofe, pero que en el fondo es un grito a transformarnos y a seguir trabajando la presencia de Dios en nuestra vida diaria. Vamos a comenzar nuestra meditación en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Canto

Mirando la realidad

+ Las desgracias se multiplican: inundaciones, asaltos, terremotos, epidemias, balaceras, caídas, etc. ¿Cómo se siente la gente que ha sido víctima de alguna catástrofe? ¿Me ha tocado estar cerca de alguna calamidad, o ser, incluso, parte de ella? ¿Cómo fue? ¿Puedo describir mis sentimientos?

+ Casi siempre “ahogado el niño, queremos tapar el pozo”; sin embargo, ¿podemos hacer algo para evitar o aminorar las calamidades? ¿Tendrán algo que ver las desgracias la justicia y el derecho? ¿Qué desgracias azotan a nuestro barrio/comunidad?

Sembrando el Evangelio de Jesús (Se enciende la vela)

Lectura del Evangelio de Jesucristo según san Lucas (13,1-9)

En aquel preciso momento, se presentaron unos informándole sobre unos galileos cuya sangre Pilatos había mezclado con la de sus mismos sacrificios.

Él contestó: “¿Piensan ustedes que esos galileos sufrieron todo eso porque eran más pecadores que los demás galileos? Les digo que no; y si ustedes no se arrepienten, acabarán como ellos. ¿O creen que aquellos dieciocho sobre los cuales se derrumbó la torre de Siloé y los mató, eran más culpables que el resto de los habitantes de Jerusalén? Les digo que no; y si ustedes no se arrepienten acabarán como ellos.”

Y les proponía la siguiente parábola.

“Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar fruto en ella y no lo encontró. Dijo al viñador: ‘Hace tres años que vengo a buscar fruta en esta higuera y nunca encuentro nada. Córtala, que encima está malgastando la tierra.’ Él le contestó: ‘Señor, déjala todavía este año; cavaré alrededor y la abonaré, a ver si da fruto. Si no, el año que viene la cortarás.’” Palabra de Dios. Tod@s: ¡Gloria a Ti Señor, Jesús!

En silencio recordamos lo que acabamos de leer y lo acogemos.

Cultivando el evangelio (compartir)

+ ¿Qué quiere Jesús inculcar en sus oyentes con los primeros dos relatos? ¿Es el arrepentimiento un fruto del Evangelio?

+ (En silencio personal) ¿Dónde noto que Dios ha sido paciente conmigo? ¿Qué fruto me está pidiendo ya?

Ritualización

Sin falsas modestias, queremos compartir simbólicamente algunos de nuestros frutos con nuestro grupo bíblico. Por turnos, cada quien toma su fruta, la parte y la reparte diciendo qué es lo que entrega a l@s demás. “Quiero entregar mi alegría a mi esposa”. Por ejemplo, su alegría, su responsabilidad, su gentileza, su sonrisa, su servicialidad, su trabajo, su paciencia, etc. Al recibirlo aceptamos esos dones generosos que otr@s hacen de su persona. Sabemos que esos dones los trabaja el Espíritu Santo y Jesucristo en nosotros.

Canto

Orando como Familia

Dios nuestro, tú quieres frutos de justicia y de paz, abre nuestro corazón para ser generos@s con nuestros hermanas y hermanos, Tod@s: Dános, Señor, los frutos de tu Espíritu.

+ Para arrepentirnos de nuestros pecados y que tu Palabra anide en nosotr@s, Todos: Dános, Señor, los frutos de tu Espíritu.

+ Para que nunca olvidemos a quienes más sufren y no tienen medios de salir adelante, Todos: Dános, Señor, los frutos de tu Espíritu. (Se pueden añadir otras peticiones)

Oración

Tú has sido paciente con nosotr@s, Señor, y Jesucristo tu Viñador nos ha trabajado continuamente, danos siempre tu Palabra para que demos los frutos de santidad que nuestra comunidad necesita, por el mismo Cristo nuestro Señor, Amén.

Evaluación. Vamos a escoger una sola palabra que exprese nuestra experiencia de esta sesión. Cada participante va diciendo su palabra y al decirla se toma de la mano con otr@ participante que ya haya dicho la suya, hasta formar un gran círculo para la bendición.

Bendición. Nos llevamos el compromiso de producir frutos abundantes de vida, que Dios bendiga nuestro propósito, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, Amén.

Avisos

+ Traer lápiz y papel para la siguiente sesión.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

¡¡¡YO SI QUIERO CAMBIAR!!!

 Segundo Domingo de Cuaresma CICLO “C”

Preparar

La mesita, dispuesta como en la semana anterior. Además, una veladora por cada participante.

Bienvenida

¡Qué bueno que estamos aquí, en casa de ___! Muchas gracias por recibirnos. Comenzamos por decir el nombre y porqué venimos.

Anim. Hoy nos toca un evangelio muy interesante: el de la transfiguración de Jesús. Esto nos da la oportunidad de reflexionar sobre nuestras transfiguraciones, es decir, los cambios que nosotr@s hemos experimentado. Vamos a meditar sobre esto. En el nombre del Padre, del Hijo…

Canto

Mirando la realidad

+ Nuestra vida es un cambio constante; pero hay cambios voluntarios (casarse, estudiar, trabajar, emigrar, etc.) y otros involuntarios (familia, accidentes, enfermedades, etc.). ¿Cuáles son los cambios más importantes en mi vida? ¿Me hicieron bien, o mal?

+ A veces quisiéramos convertirnos en alguien diferente, en un águila o en una estrella… o hasta en superhéroes/heroínas, ¿En qué me gustaría poderme transformar? ¿Para qué?

Sembrando el Evangelio de Jesús. Encendemos la vela.

Lectura del Evangelio de Jesucristo según san Lucas (9,28b-36)

Sucedió que tomó Jesús consigo a Pedro, Juan y Santiago y subió al monte a orar. Y sucedió que al estar orando, cambió el aspecto de su rostro y su ropa se volvió fulgurante de blanca. Y fíjate que dos hombres platicaban con él, eran Moisés y Elías, en gloria se miraban hablando de su partida que estaba por cumplirse en Jerusalén. Pedro y los que estaban con él, estaban cargados de sueño, pero al despertar vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él. Y sucedió que cuando se despedían de él, le dijo Pedro a Jesús: ‘Maestro, es bueno que nos quedemos aquí. Vamos a hacer tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías’, sin saber lo que decía. Cuando estaba diciendo esto, se formó una nube y los cubrió; y al entrar en la nube se llenaron de temor. Y desde la nube se oyó una voz diciendo: “Este es mi hijo, mi elegido. ¡Escúchenlo!” Y cuando se oyó la voz, se encontró Jesús solo. Y ellos callaron y, por aquellos días, a nadie dijeron nada de lo que habían visto. Palabra de Dios. Tod@s: Gloria y honor a ti, Señor Jesús.

Con un minuto de silencio, hacemos eco interior al Evangelio.

Cultivamos el Evangelio (compartir)

+ ¿Cómo es que Jesús es transformado en la montaña? ¿Qué cambios ocurrieron? ¿Cuál te parece más importante? ¿Por qué?

+ Moisés es figura del Pentateuco o de la Constitución del pueblo de Dios, y Elías es el profeta de los tiempos últimos, ¿Por qué crees que ‘platicaban de la ‘salida’ de Jesús…? ¿Será importante para lo/as discípulos entender que la mayor transformación de Jesús será su muerte, pasión y resurrección? ¿Habrá mayor y mejor transformación que ésa?

+ (Recordemos nuestro propósito cuaresmal y en nuestro interior respondamos) ¿Cómo puedo yo mism@ ser transfigurad@?

Ritualizando. Vamos a renovar el compromiso que hicimos la semana pasada para adoptar los modos de Dios, y no los del diablo. Ahora, con las luces apagadas, cada persona va a ir encendiendo de la luz del evangelio su vela o veladora, y la colocará frente a su cara, y tod@s diremos: “Este/a es mi hijo/a amado/a, escúchenlo”. Así vamos a expresar que queremos transformarnos en imágenes de Cristo.

Canto

Orando como familia

Con su Palabra de vida, Dios quiere transformarnos en imagen de su Hijo que padeció, murió y resucitó por nosotr@s. Expresemos nuestra disposición a hacer su voluntad diciendo junt@s: ¡Queremos escuchar tu voz!

+ Dios bueno, te comunicas con nosotr@s en la naturaleza, en los acontecimientos, y en las Escrituras. Tod@s: ¡Queremos escuchar tu voz!

+ Señor Jesús, tú te transfiguras en los rostros más desfigurados y despreciados de nuestra sociedad, Todos: ¡Queremos escuchar tu voz!

+ Espíritu Santo, tú nos impulsas para transformar el mundo en un lugar donde resplandezca tu gloria. Tod@s: ¡Queremos escuchar tu voz!

Se pueden agregar otras peticiones

Oración

En la cumbre del monte, su cuerpo de barro se vistió de soles,

En la cumbre del monte, su veste de nieve se cuajó de flores:

En la cumbre del monte, excelso misterio, Cristo, Dios y hombre.

En la cumbre del monte a la fe se abrieron nuestros corazones. Amén

Evaluación

Ahora expresemos cómo nos ha parecido esta sesión.

Bendición

Señor, ilumina nuestros corazones para saber escuchar y atender a las personas que más sufren y son desfiguradas por la injusticia y la opresión. Concédenos tu Espíritu para que les hagamos ver tu rostro amoroso y compasivo, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Despedida y Avisos

Gracias por participar. Para la próxima sesión cada quién va a

traer una fruta que les guste. Invitar a mas personas a nuestros grupitos cuaresmales.

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

CRITERIOS PARA VIVIR

Primer Domingo de Cuaresma Ciclo “C”

Preparar

Una mesita discretamente decorada con un mantel o motivos morados. Una biblia abierta en el evangelio del día, una veladora y encendedor. Una hoja y un lápiz.

Bienvenida

¡Buenas tardes/noches a todas y todos! Me da mucho gusto que estemos aquí, reunidos/as en la casa de __ que nos ha abierto sus puertas. Muchas gracias. Estamos aquí para prepararnos esta Cuaresma y celebrar con alegría y fruto la Pascua de Cristo. Vamos a presentarnos unos con otros; cada quien dice su nombre y comparte porqué ha venido hasta aquí. Comenzamos por la derecha.

Anim. Esta noche vamos a reflexionar sobre los criterios que guían nuestra vida de todos los días. Para esto nos ayuda mucho el evangelio que nos cuenta sobre las tentaciones de Jesús. Apenas el miércoles pasado recibimos la ceniza como señal de nuestro compromiso con Cristo. Ahora vamos a santiguarnos de nuevo, a cantar, a compartir nuestras experiencias y a renovar nuestra opción por Jesucristo. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Canto

Mirando la realidad (Compartir)

+ ¿Quién es una persona fracasada, en nuestro medio social?

+ ¿A quién consideramos una persona triunfadora en nuestro barrio? ¿Por qué?

+ En la hoja, hacemos una lista de los 10 requisitos para ser una persona triunfadora hoy, y los ordenamos: 1, 2, 3,…

Sembrando el Evangelio de Jesús. (Encendemos la vela)

Lectura del evangelio de Jesucristo según san Lucas (4,1-13):

Jesús, lleno del Espíritu Santo, regresó del Jordán y era conducido por el Espíritu en el desierto, por cuarenta días fue tentado por el diablo. No comió nada en aquellos días y, al cabo de ellos, tuvo hambre. Entonces el diablo le dijo: “Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan.” Jesús le respondió: “Está escrito: No sólo de pan vive el hombre.” Llevándole luego a una altura le mostró todos los reinos de la tierra en un instante, y le dijo el diablo: “Te daré todo el poder y la gloria de estos reinos, porque me los han entregado a mí, y yo se los doy a quien quiero. Si me adoras, todo será tuyo”. Jesús le respondió: “Está escrito: Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto.” Le llevó también a Jerusalén, lo paró sobre el alero del templo y le dijo: “Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará para que te guarden y que en sus manos te llevarán para que no tropiece tu pie en piedra alguna.” Jesús le respondió: “Está dicho: No tentarás al Señor tu Dios.” Acabada toda tentación, el diablo se alejó de él hasta el tiempo oportuno. Palabra de Dios,Tod@s: ¡Gloria a tí, Señor, Jesús!

Cultivando el evangelio (compartir)

+ Jesús, el Mesías de Dios, estuvo tentado de resolver con su poder las carencias (hambre/pobreza, poder opresivo, fe infantil). ¿Por qué Jesús no usó su poder así?

+ Mirando a Jesús y la lista de 10 requisitos que hicimos, ¿es el Mesías un triunfador o un perdedor? ¿Cuáles son los criterios de su proceder? Estos criterios los anotamos en el reverso de la hoja.

+ (Personal y en silencio) A la luz de los criterios y examinando mi vida ¿qué actitud personal debo corregir? Escojo uno de los criterios de Jesús para trabajarlo esta cuaresma. La tradición judeocristiana enseña que el ayuno, la limosna y la oración son armas contra las tentaciones, ¿Cómo las voy a usar esta semana?

Orando como Familia

Anim. Dios nos da su Espíritu para acudir a las Escrituras y vencer las tentaciones que nos alejan del difícil camino hacia la Pascua, pidámosle con fe: ¡Llénanos, Señor, con tu Espíritu!

Para que acudamos a las Escrituras y seamos obedientes a tu voluntad, pidamos: ¡Llénanos, Señor, con tu Espíritu!

Para que nunca despreciemos ni hagamos menos a otras personas de nuestra familia o nuestra comunidad, pidamos: ¡Llénanos, Señor, con tu Espíritu!

Para que alimentemos nuestra fe y nunca dudemos del cuidado amoroso que nos tiene Dios, pidamos: ¡Llénanos, Señor, con tu Espíritu!  (Se pueden añadir otras peticiones…)

Oración. Dios Nuestro, necesitamos tanto pan como hambre de tu Palabra, llénanos de tu Espíritu para mantenernos fieles a ti y a tus criterios de vida abundante para todos y todas; por eso unimos nuestras manos y decimos: Padre nuestro que estás en el cielo… Dios te salve…

Evaluación. Gracias por participar esta tarde. Antes de irnos, conviene expresar brevemente qué nos ha parecido la sesión, qué nos gustó y qué nos incomodó, para poder mejorar en las próximas.

Bendición. No se nos olvide que ser cristiana o cristiano es un compromiso de vida que debemos mantener con la ayuda de Dios. Que estas cinco semanas de Cuaresma nos sirva para crecer en nuestra fe y alejarnos de las tentaciones que nos desvían de su camino de vida verdadera. Pidámosle que nos bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, Amén.

Avisos

+ Traer una vela  o veladora. Fijar lugar y hora para nuestra próxima reunión. Recalcar ser puntuales para empezar y terminar la sesión a tiempo.